12 de agosto de 2013

Rayos de sol, flores y algunas gallinas.

Desde que existo he pasado muchos momentos con mi abuela, tantos que no podría decir con exactitud el número de ellos.
Desde que era pequeñita, la mayoría de las noches me quedaba a dormir en su casa, -¡Por fa, por fa!, ¿puedo quedarme a dormir en casa de la yaya? -Decía-
Y esque, esto no ha cambiado mucho, la diferencia es que ahora no puedo quedarme allí a dormir pues antes no contaba con la existencia de un hermanito, ahora sí, y por lo tanto ¡no cabemos!
El verano sin ir a su casa es aburrido y triste. Si se está allí, hay que dejar de lado las máquinas y/o pantallas y disfrutar de una buena comida en su jardín, de escuchar los grillos cantar mientras el sol pega con fuerza, de un refrescante baño (antes teníamos una pequeña piscina pero se volvió pequeña para nosotros y ¡ahora nos toca conformarnos con la ducha!)
Las noches de verano que pasaba allí eran geniales, al anochecer el jardín se quedaba totalmente a oscuras y sólo se iluminaba la terraza con la pequeña bombilla que había en ella.
Cenábamos todos juntos y al poco rato tocaba irse a dormir, sueños de una mamá ratón y su hijo que se perdía (creado por papá) mientras el ventilador nos daba fresquito en nuestras espaldas.
Al llegar la mañana, no quería irme pero ¡sabía que pronto volvería!
Ahora cuando se puede, vamos a pasar la tarde y ''desconectar'' y lo pongo con comillas porque ¡mi hermano no se desconecta en ningún momento!
                 __________________________________________________________________________

Después de salir de casa de la abuela la pasada tarde, disfrutamos de todo esto y además pudimos estar una grande y grande y grande casa del año 1960 de unos amigos, 3.000 km2 tenía, ¡nada más!
Si en casa de mi abuela se respira aire natural, allí es todo requetenatural.
Esa casa, por no decir mansión, cuenta con una entrada espectacular, todo lleno de plantas y muchas flores de todo tipo, una piscina, un huerto con gallinas, una bodega y tantas habitaciones que no podría acordarme.
¡Me encantó! parecía de película o del mismo programa de cocina de Sarah Wiener en La Provenza :)
Salí de allí enamoradísima.

Nota: ¡Estas son mis primeras fotografías más o menos editadas con el photoshop! ¿no han quedado tan mal, no? Poco a poco ^^
¡Además!, en estos días estaré editando las pequeñas películas que subiré a nuestro canal de vimeo}

  ❤


























                                                              { Fotos con el móvil }




2 comentarios:

  1. Hace pocos años no apostaría nada porque ahora dijera esto: ¡cómo me gustaría desconectar de los paratejos! y disfrutar de ese ambiente que describes ¡qué morriña! y pensar que de pequeña renegué tanto de ello... ¡a disfrutar el verano! ¡te sigo!

    ¡Preciosas imágenes en Instagram!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No hay nada como pasar unos momentos así de geniales con tu familia! ¡Gracias por todo! :)

      Eliminar