27 de febrero de 2013

{ Mi niño }


En un castillo infantil, más allá de mis ojos, juega mi bebé con juguetes de ángel, que el dinero no puede comprar.
¿Quién soy yo para querer que vuelva a este mundo de sufrimiento?
No, sigue jugando mi niño, tu vida es eterna.
De noche, cuando todo esté en silencio y el sueño abandone mis ojos, escucharé sus pasitos viniendo a mi lado, sus manitas acariciándome, tan tierna y dulcemente, suspiraré una plegaria, cerraré los ojos y le abrazaré en mis sueños(...)
                                      
-Doris Stockes.

25 de febrero de 2013

Poco a poco

Nos esforzamos, caemos y seguimos. pase lo que pase.
A veces pensamos que estamos perdiendo nuestro tiempo, un tiempo que podríamos dedicar a algo mejor, pero seguimos.
Agotados, intentamos sobrevivir el día a día como estudiantes. 
Estudiamos cosas que no nos interesan y mucho peor: que no nos sirven para nuestro futuro.
 

Ansiosos de comenzar nuestra vida juntos, intentamos estar lo mejor posible.
Tenemos tantos sueños...sueños que nos encantaría alcanzar y finalmente conseguir.
¿Todo esto es por el efecto del amor? no lo sé, si es así: bienvenido sea. si no, seguiremos luchando, como siempre, juntos.
 

Cada vez mi energía va a más (positiva, claro está) y mi conexión con la naturaleza sigue en pie.
Me paso las horas muertas leyendo, cogiendo notas, marcando con post-its, leyendo y releyendo fantásticas revistas de psicología que me marcan en mi vida y en la de los demás. Me transmiten muchas ideas y conocimientos. Me hacen la vida más fácil, ¿es posible?
Me hacen inspirarme y soñar más, evadirme de lo dañino o negativo y centrarme en lo realmente importante y hermoso.
 

Nosotros, somos seres infinitos e inmortales. Pese a eso, seguimos creyendo lo contrario. 
No nos damos cuenta de lo fantásticos que somos, de todo lo que podemos llegar a crear.
 

Vivir por el amor, vivir por la paz, no hay nada más bonito.
 

La vida es breve, pero cabe en ella mucho más de lo que somos capaces de vivir.
 
                                                                                       -José Saramago-

{Mi amor, seremos infinitos, tú y yo}



8 de febrero de 2013

Paz

Todas las mañanas desearíamos ir al mar, para poder caminar y caminar sobre la arena, hacer fotos sin parar, sentarnos en las rocas mientras vemos pequeños habitantes en el agua, sentir el sol en nuestra piel, respirar aire pacífico y presenciar la suave brisa del mar.
Y eso hicimos. M y yo cogimos nuestros abrigos, nuestros móviles y nuestro espíritu aventurero y salimos a experimentar nuevas sensaciones.
No hay nada más bonito que estar en contacto con la naturaleza, y eso me pasó a mí. cada textura, sonido e imagen era una delicia. 
Nos pasamos un buen rato por la larga carretera porque la querida vecina cada vez que veía algo bello lo debía de fotografíar (como es normal). Cuando llegamos nos sentamos en unos pequeños bancos y medio dormida me apoyé en el hombro de M y cerré los ojos. Mi mente se abrió y sólo escuchaba las olas del mar. Cuando abrí los ojos descubrí a M muy cerca, el viento le acariciaba el pelo y de fondo veía la luz de sol reflejada en el agua. simplemente el paraíso.
Pasamos la mañana caminando y descubriendo románticos rincones.
Cuando volvimos (cansadísimos) vimos las fotos y videos que habíamos hecho, aquí las dejo.