8 de febrero de 2013

Paz

Todas las mañanas desearíamos ir al mar, para poder caminar y caminar sobre la arena, hacer fotos sin parar, sentarnos en las rocas mientras vemos pequeños habitantes en el agua, sentir el sol en nuestra piel, respirar aire pacífico y presenciar la suave brisa del mar.
Y eso hicimos. M y yo cogimos nuestros abrigos, nuestros móviles y nuestro espíritu aventurero y salimos a experimentar nuevas sensaciones.
No hay nada más bonito que estar en contacto con la naturaleza, y eso me pasó a mí. cada textura, sonido e imagen era una delicia. 
Nos pasamos un buen rato por la larga carretera porque la querida vecina cada vez que veía algo bello lo debía de fotografíar (como es normal). Cuando llegamos nos sentamos en unos pequeños bancos y medio dormida me apoyé en el hombro de M y cerré los ojos. Mi mente se abrió y sólo escuchaba las olas del mar. Cuando abrí los ojos descubrí a M muy cerca, el viento le acariciaba el pelo y de fondo veía la luz de sol reflejada en el agua. simplemente el paraíso.
Pasamos la mañana caminando y descubriendo románticos rincones.
Cuando volvimos (cansadísimos) vimos las fotos y videos que habíamos hecho, aquí las dejo.

































2 comentarios:

  1. La luz del sol, la brisa marina, todo lo que nos atrae del mar, de la naturaleza nos indica que nuestra procedencia, nuestro origen nos llama, nos manda sutiles mensajes de recuerdo, de nostalgia por encontrarnos bien, sentirnos mejor y respirar nuestra naturaleza. Siempre que podais, ir al mar, ir a la montaña, y respirar, ver con los ojos de dentro todo los maravilloso que nos rodea, pero verlo con los ojos del alma, vale chicos? Estupendas fotos, como siempre, os queremos...

    ResponderEliminar