27 de febrero de 2013

{ Mi niño }


En un castillo infantil, más allá de mis ojos, juega mi bebé con juguetes de ángel, que el dinero no puede comprar.
¿Quién soy yo para querer que vuelva a este mundo de sufrimiento?
No, sigue jugando mi niño, tu vida es eterna.
De noche, cuando todo esté en silencio y el sueño abandone mis ojos, escucharé sus pasitos viniendo a mi lado, sus manitas acariciándome, tan tierna y dulcemente, suspiraré una plegaria, cerraré los ojos y le abrazaré en mis sueños(...)
                                      
-Doris Stockes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario