25 de julio de 2013

Nuestra primera sesión de fotos






















Conocí a la mamá y al papá de este bebé hace tiempo. Primos de M, hace dos meses tuvieron a este pequeño modelo y en cuanto lo conocí, supe que debía fotografiarle, ¿cómo podría resistirme a hacerle fotos? Era una gran oportunidad y tenía que aprovecharla.
Llegó el día y con mi nueva cámara me puse al trabajo.
''Ojalá haya una bonita luz'' pensé, y así fue, el sol se puso de mi lado y salió a jugar con nosotros.
En la tarde de verano y con un calor abrasador, nos dimos un baño y el bebé también, pero en su propia piscina, a su medida, claro.
Jugamos y reímos. Su mamá le cambiaba cada dos por tres de ropa, ¡estaba hecho un auténtico modelo!
Tenía tantas ideas en la cabeza...y finalmente pude realizarlas. Además, cada vez que pasaban los minutos me sentía más y más cómoda, era como estar en casa, estaba realmente feliz.
Llegué muy ilusionada y me fui el doble, no podía parar de sonreír y estaba llena de amor. El pequeño David me había regalado unas sonrisas mágicas que jamás olvidaría.
M me ayudó en todo momento y fue una tarde preciosa.
Después de conocer al bebé y de comerle a besos, se enamoró de mí y yo de él (M no te pongas celoso♡)
Sonrisas, amor, colores, juguetes...el ambiente no podía ser más tierno.
Sus pequeños ojos observaban todo lo que había a su alrededor y sus manitas acariciaban mi pelo cada vez que jugaba con él.
A los papás del pequeño se les caía la baba de lo guapo que estaba.
Me siento tan bien por ello, pues fue una bonita experiencia que me hizo crecer como fotógrafa y amante de los bebés.









































                                                          { Con su amigo Triki }
















4 comentarios:

  1. Menudas fotos!!Menudo bebé! y menuda fotógrafa..muy bonito todo...

    ResponderEliminar
  2. Preciosas fotos y ese bebé está para comérselo :)
    Me encanta tu blog!!
    Besos.

    ResponderEliminar