2 de noviembre de 2013

El día después de Halloween

Como expliqué en el post anterior, para celebrar Halloween los vecinos íbamos a preparar una pequeña cenita.
Dicha fiesta fue acompañada por la luna y el frío, ¡y qué frío! brrr.
Aunque los vampiros no se congelan (creo) yo acabé heladita pero mereció la pena.
Asique me coloqué la falda, un corsé negro estupendo y me llené de sangre, ¡tachán! una vampiresa había llegado.
Después M (mejor dicho, Drácula) vino a recogerme a casa. Parecía sacado de otra época y estaba elegantísimo.
Nos bajamos a la fiesta y nos llenamos de comida, mientras los peques iban de puerta en puerta a pedir chuches.























Al día siguiente, teníamos una comida familiar en casa de M para celebrar el día de todos los santos y de paso Halloween.
Hacía un tiempo estupendo, salió el sol e iluminó la tarde.
Las flores coloreaban cada rincón de las calles y yo como era de esperar posaba para una foto al lado de ellas.
También estuve con el pequeño David al que echaba un montón de menos
























Que tengáis un buen fin de semana. ¡Hasta el próximo post!


8 comentarios:

  1. Hola: gracias por tu visita a mi blog dedicado a las Barbies. Me gusta mucho tu blog. Ya me hice seguidora. Ya leo que tuviste una comida familiar al día siguiente de Halloween. David es adorable. Bonitas fotos. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  2. nice impressions :) the pumpkins look so cute

    ResponderEliminar